Anti Graffiti

Las protecciones anti graffiti son recubrimientos para fachadas, cristales y otros materiales, que evitan el graffiti penetre.

A continuación, os informamos de todas las protecciones anti graffiti o anti pintadas que aplicamos, y los usos recomendados.

¿Quieres saber cómo evitar los graffitis? Empezamos.

Tipos de Anti Graffiti

Los dos tipos de sistemas de protección anti graffiti que aplicamos son la protección sacrificable y la protección permanente.

Cada uno de estos revestimientos anti graffiti se pueden aplicar en fachadas, metales, plásticos y otras superficies. Por ello, estudiamos cada caso para aplicar el tratamiento antigraffiti ideal, teniendo en cuenta el tipo de soporte o fachada.

A continuación os mostramos los diferentes tipos de antigraffiti y sus aplicaciones.

Protección Sacrificable

La protección anti graffiti sacrificable, es una protección para evitar pintadas en fachadas muy porosas y rugosas. Este antigraffiti, es ideal para fachadas de edificios de ladrillo, ladrillo visto, mortero, piedra, cemento y monocapa.

Este anti graffiti crea una barrera transparente e incolora, que protege las fachadas sin cambiar el aspecto y dejándola transpirar.

Además, el precio de este anti graffiti es mucho más económico para fachadas de grandes dimensiones.

¿Cómo funciona la Protección Sacrificable contra Los Graffitis?

Cuando nos realicen una pintada sobre la protección sacrificable, la limpiaremos con productos químicos y agua a presión. Al ser sacrificable, la protección se eliminará durante su limpieza, y volveremos a aplicarla en la zona graffiteada.

Aunque sólo permite una limpieza, esta protección antigraffiti es una buena solución para proteger las paredes de los graffitis.

Protección Permanente

La protección antigraffiti impermeable y permanente, crea una capa que impide que los graffitis penetren en los soportes. Al crear una barrera impermeable, se pueden limpiar los graffitis con facilidad sin deteriorar la protección. Además, consigue evitar las pegatinas en las fachadas.

Esta protección anti graffiti, se puede aplicar en fachadas con brillo y fachadas sin brillo, gracias a los distintos acabados disponibles. Ideal para fachadas porosas de mármol, granito y piedra, que además de proteger, también recupera el brillo en fachadas pulidas deterioradas por el sol y la contaminación.

Otras de las ventajas, es que se puede aplicar en superficies pintadas, plásticos, cierres, puertas, persianas y mobiliario urbano.

¿Cómo funciona la Protección Permanente contra Los Graffitis?

Con esta protección, cuando nos realicen un graffiti podremos limpiarlo muy fácilmente, dependiendo del tamaño del graffiti y espesor de la pintura. Por ejemplo, un graffiti pequeño sin mucha carga de pintura, bastará con una gamuza para realizar la limpieza. Por otra parte, si el graffiti es muy grande, recomendamos utilizar agua a presión para quitar el graffiti con más facilidad.

Aunque esta protección es más cara que la sacrificable, lo mejor de esta protección antigraffiti es que puedes limpiar las pintadas muchas veces sin dañar la superficie o el soporte.

Protección Anti Graffiti para Fachadas

En primer lugar, para proteger las fachadas de los graffiiis, hay que utilizar protectores adecuados a cada fachada. Para ello, hay que tener en cuenta la porosidad, el tipo de fachada y el acabado final deseado o requerido.

Para proteger fachadas porosas sin alterar o cambiar su aspecto, la protección sacrificable respeta totalmente la estética del edificio. Un ejemplo son los edificios protegidos por patrimonio histórico, donde es imprescindible respetar el estado original de la fachada.

También en fachadas de piedra o granito sin pulir, se puede aplicar tanto la protección anti graffiti sacrificable como la permanente. De ello dependerá si podemos o no alterar el acabado de la fachada.

Para tipos de fachada de mármol o granito pulido, la protección antigraffiti más adecuada es la permanente en acabado brillo. Esta protección cumple dos funciones: proteger el mármol o el granito de los graffitis, y recuperar el brillo perdido.

En conclusión, las protecciones anti graffiti se pueden aplicar en muchas fachadas y paredes, pero dependerá del acabado que queramos o podamos dejar. Por ello, nos desplazamos a domicilio para estudiar su fachada y aplicar el tratamiento anti graffiti correcto.

Protección Anti Graffiti para Cristales

Las láminas anti graffiti o láminas antivandálicas, son unas láminas vinílicas que se instalan en los cristales, lunas y escaparates. Mediante un adhesivo incorporado, estas láminas antigraffiti protegen el cristal de los graffitis de ácido fluorhídrico, el vandalismo y arañazos.

Estas láminas son completamente transparentes, dejan pasar la luz, y no distorsionan la visión, siendo ideales para comercios y tiendas.  Además, se adhiere completamente al cristal, dificultando el robo mediante alunizaje o con maza.

¿Cómo funciona la Protección para Cristales?

Con las láminas antigraffiti, limpiar un graffiti o pintada en el cristal es muy fácil. En muchos casos, con una gamuza y limpiacristales, podrás eliminar los graffitis que tengas en los cristales. Pero hay que utilizar productos que no dañen la lámina, ya que podría matizar el brillo y tendríamos que sustituirla.

Protección Anti Graffiti para Superficies Delicadas

Las puertas, cierres, ventanas y persianas, también pueden ser graffiteadas debido a que también están a la intemperie. Pero estos elementos suelen ser delicados a la hora de limpiar los graffitis, ya que podemos atacar y deteriorar la pintura original. Aunque disponemos productos suaves para limpiar graffitis, se puede dañar la pintura durante los procesos de limpieza. De ello dependerá, de la pintada y la pintura del soporte.

Para evitar los graffitis en soportes delicados, es fundamental protegerlos con protecciones permanentes. Con esta protección se conseguirá limpiar los graffitis sin dañar el soporte ni la pintura.